julio 14, 2007

Mar




"...una colgadura del mirabel del sueño..."

R. Alberti

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando el barco comienza a deslizarse
el muelle ya no cuenta con diseño
las despedidas son casi irreales
los pañuelos se pierden en el tiempo

empiezo a estar lejano/la distancia
sale a buscar un horizonte nuevo
adelante no hay nada/ mar inmóvil
mar de grises/ mar sordo/ mar de vientos

tanta rutina líquida me ofrece
un invisible trueque de silencios
la distancia se achica o se aginganta
pero la nada me provoca vértigo"
Mario B.

gOmita de naRanja dijo...

Yo tenía un mar. En una caja de música que cantaba como caracola y movía las olas, que se comían el aire y acariciaba un barquito de papel amarillo con sus reflejos tornasoles de papel celofán. No sé donde quedó, peró dejó un silencio, un vacío en la repisa y un miedo agudo por el destino de las cosas perdidas. Si se iban al fondo del mar? donde quedó la mia que teía el mar adentro?

Bonito. De Médico poeta y loco, todos tenemos un poco. Qué tienes de médico?